La espera

A menudo me pregunto si el tiempo no es en realidad la verdadera medida de todo.

Vivo pendiente de cosas que me preocupan o que me parecen importantes hoy… tal vez incluso mañana.

Pero seguro que, en poco tiempo, dejarán de serlo o al menos dejarán de parecérmelo. Nuevas preocupaciones o nuevas expectativas habrán sustituido a las anteriores que, en ese momento, ya no merecerán mi atención. Es más, si me lo preguntas, cualquier problema que haya podido tener, visto en perspectiva, aparece absurdo o desfigurado. A veces incluso me resulta difícil entender cómo fue que eso ocupo tanto espacio en mi vida. Y sin embargo, repito el círculo vicioso con matemática precisión.

Veo a los más jóvenes vivir su tiempo a ras de suelo, con las incógnitas propias de su edad. Me gusta observarlos luchando batallas gigantes contra enemigos minúsculos. A veces tengo la tentación de darles un consejo… solo uno.

Espera

Simplemente eso, deja que el tiempo pase y ya nada será importante, nada.

Solo tú.

El único factor común en tu vida eres tú: tu presencia, tus pensamientos, tu compañía, tu esencia. Lo demás desaparece o cambia de escalón, dejando de ocupar aquel espacio que antes parecía único e indispensable.

Nada permanece a nuestro lado: ni los problemas, ni las alegrías, ni las personas y a menudo ni siquiera los sentimientos.

Solo tú.

Alguien dijo una vez: siéntate en la orilla y verás el cadáver de tu enemigo pasar. Como no me gustan las historias de enemigos y de cadáveres – salvo en el cine – recojo el fondo del mensaje y lo adapto.

Siéntate en la orilla y verás tus problemas pasar.

Nada dura para siempre, de hecho, nada dura demasiado tiempo, y la aceleración constante en la que vivimos hace que ese período sea cada vez más corto.

Tanto si sufres como si disfrutas, tanto si no duermes como si vives en un frenesí, tanto si no esperas nada como si lo quieres todo, tanto si amas como si odias…

Espera.

Todo cambiará y eso que hoy te corroe por dentro dejará de tener ningún valor para ti. No creas que por intensamente que vivas, vivirás más. Ni por intensamente que sufras, será para siempre.

Espera lo suficiente e incluso verás tu propio cadáver pasar. Y será en ese momento cuando te preguntes en qué estabas pensando mientras la vida pasaba.

Si tienes ocasión para reflexionar en este tiempo sin tiempo, escoge siempre el camino más fácil, porque solo nos parece sencillo aquello que amamos hacer. Vive tu tiempo sabiendo que pasa, que desaparece o que no llega.

Vivimos en eterna transición, entre un pasado que huye, un presente que transcurre y un futuro que no existe. Caminamos entre la hierba fresca y el árido desierto, siempre en esa frontera autoimpuesta de lo que somos y lo que queremos ser. Pisamos a un lado y al otro según el viento nos lleve, sin levantar mucho la vista no sea que el sol de la realidad nos deslumbre.

Tanto si queremos como si no, tendremos instantes de gloria frente a los cerezos en flor. Y en ese mismo momento descubriremos la esencia del tiempo, el verdadero hacedor de milagros.

El tiempo: la verdadera medida de todo

Formación y acreditaciones

  • Licenciada en Humanidades. Universitat Oberta de Catalunya (UOC).
  • Máster en Desarrollo Organizacional. Institute for Organizacional Development GR de Tel Aviv – Israel.
  • Master en Dirección de Marketing y Comunicación. UOC.

Consultoría, Coaching, Mindfulness:

  • Especialista Acreditada Coaching Relacional. Instituto Relacional.
  • Programa de Coaching Relacional: Modelo Transformación Relacional. Instituto Relacional.
  • Acreditación Coaching Esencial. International Coach Federation y Essential Institute.
  • Taller Economía del Conocimiento: Profesionales de apoyo al cambio. (Hèlix3C).
  • Programa Oficial Mindfulness MBSR Reducción del Estrés. Instituto esMindfulness. Certificación del Centro Médico de la Universidad de Massachusetts.
  • Programa Mindfulness y Compasión. Programa internacional acreditado por la Asociación de Mindfulness y Compasión en col·laboració con el Center for Mindf Self-Compassion de Massachussets.
  • Curso Internacional Mindfulness en Educación: Wake up Schools Retreat and Training Course -Formación Escuelas Despiertas. Universitat de Barcelona.
  • Programa Internacional Mindfulness y Medtiación por el maestro Budista Thích Nhat Hanh. European Institute of Applied Buddhisme, Alemania.
  • Programa Mindfulness para regular las emociones e Inteligencia emocional. Universidad de Málaga.
  • Programa Práctica de Mindfulness, Meditación y Atención Plena. Asociación Internacional de Terapias Expresivas y Instituto IASE. 
  • Formación especializada Coaching: Coaching directivo y coaching motivacional.
  • Programa Liderazgo y gestión de equipos de alto rendimiento. Universidad Europea.
  • Programa Estrategia Avanzada para Emprendedores. CEU Abat Oliva.
  • Programa Habilidades y competencias a través del coaching personal. Universidad Cantabria.
  • Practioner ThetaHealing Advance DNA. ThetaHealing Institut of Knowledge.
  • Practioner ThetaHealing Basic DNA. ThetaHealing Institut of Knowledge.
  • Certified ThetaHealing Dig Deeper. ThetaHealing Institut of Knowledge.
  • Certified ThetaHealing Manifesting and Abundance. ThetaHealing Institut of Knowledge.

 

 

Estudios sobre los beneficios del Mindfulness

  • Araya Véliz, Claudio Antonio (2016). Medida, efectos y significados asociados a un entrenamiento basado en mindfulness y autocompasión en mujeres con síntomas de ansiedad que viven en sectores de vulnerabilidad psicosocial. Pontificia Univesidad Católica de Chile: acceso al documento.
  • Valiño Colás, María Jesús (2016). Medida P300 en una intervención basada en la disociación de componentes mindfulness para pacientes con trastorno de ansiedad generalizada. Universidad de Zaragoza: acceso al documento.
  • Val Jiménez, Nuria (2016). Eficacia de técnicas anti-estrés basadas en Mindfulness, Programación Neurolingüística e Hipnosis Clínica en pacientes diagnosticados de cáncer de mama en tratamiento oncológico adyuvante. Universidad de Zaragoza: acceso al documento.
  • Martín Rodríguez, Rosa Delia (2016). Perfil socioemocional de los que más se benefician de un programa Mindfulness. Universidad de Las Palmas de Gran Canaria: acceso al documento.
  • Gil Sánchez, Rafael (2016). Aplicación de la Terapia Cognitiva basada en Mindfulness y Compasión a personas en duelo. Universitat de València: acceso al documento.
  • Elices Armand-Ugon, Matilde (2016). Disregulación emocional y mindfulness en el trastorno límite de la personalidad: características y tratamiento. Universitat Autònoma de Barcelona: acceso al documento.
  • Melero Ventola, Alejandra Rebeca (2015). Terapia Cognitiva basada en la Atención plena (o Mindfulness) en juego patológico. Universidad de Salamanca: acceso al documento.
  • Alvear Morón, David (2015). Mindfulness, autocompasión y estrés docente en el profesorado de Educación Secundaria. Universidad del País Vasco: acceso al documento.
  • Solé Cases, Silvia (2015). Corrección del estrés emocional a través del Mindfulness: aplicaciones en la lesión deportiva. Universitat de Lleida: acceso al documento.
  • Salcido Cibrian, Liliana Jazmin (2014). Mindfulness para regular emociones: programa inteligencia emocional plena. Universidad de Málaga: acceso al documento.
  • Feliu Soler, Albert (2014). Caracterización del Trastorno Límite de la Personalidad y efectos del entrenamiento en mindfulness. Universitat Autònoma de Barcelona:acceso al documento.
  • Barajas, Santiago (2014). Evitación Cognitivo-Conductual, Aceptación Psicológica y Mindfulness en la Psicopatología de la Ansiedad y la Depresión. Universidad de Castilla la Mancha: acceso a documento.
  • Martín, Andrés (2012). Efectividad de un programa educativo en conciencia plena (mindfulness) para reducir el burnout y mejorar la empatía, en profesionales de atención primaria. Universitat Autònoma de Barcelona: acceso al documento.
  • Enríquez, Héctor (2011). La inteligencia emocional plena: hacia un programa de regulación emocional basado en la conciencia plena. Universidad de Málaga: acceso al documento.
  • Delgado, Luis Carlos (2009). Correlatos psicofisiológicos de mindfulness y la preocupación. Eficacia de un entrenamiento en habilidades mindfulness. Universidad de Granada: acceso al documento.
  • Estudio de los beneficios de la práctica del Mindfulness aplicado a la Compasión y la Auto-compasión: acceso al documento.
  • Cebolla, Ausiàs (2007). Eficacia de la terapia cognitiva basada en la atención plena en el tratamiento de la ansiedad y la depresión. Universidad de Valencia: acceso al documento.

Artículos publicados sobre Mindfulness

 

 

Pasiones inquebrantables

Mi amigo acaba de cumplir 50 tacos. Practica remo en el equipo del Retiro de Madrid desde hace 25 años. Cada martes y jueves, después de una larga jornada de trabajo, coge los remos y entrena 4 horas. Podría entrenar en el equipo de veteranos, pero dice que no es lo mismo, que los chavales tiran de el y le hacen seguir superándose. Ayer me lo encontré cuando subía casi arrastrándose hacia su casa después de uno de los duros “entrenos” (el “finde” toca regata) donde se había vuelto a dejar la piel. Venía extasiado. Según caminábamos hacia casa charlando, nos encontramos con su chica que salía a su encuentro porque mi amigo llegaba un poco más tarde de la cuenta. Se paró delante nuestro, me saludó a mi, le miró a el con cara entre enfadada y preocupada propinándole un saludo un poco refunfuñón. Cuando echamos a caminar los tres, ella le preguntó “Cariño ¿no podías entrenar un poquito menos y dedicarle algo más de tiempo a tu chica?”. La verdad es que se hizo un cierto silencio de esos que congelan el ambiente, pero enseguida el la miró, puso cierta cara de resignación, pensó su respuesta y tras un suspiro respondió “no puedo, lo siento, esto es lo mío, es lo que más me gusta en el mundo y no puedo renunciar a ello porque hacerlo sería como arrancarme parte de mí..”. Ella sabía que no podía hacer nada, pero qué diablos, había que intentarlo.

La anécdota con esta pareja de amigos me dejó pensativo y me trasladó a una escena de la película “El secreto de sus ojos” que no olvidaré nunca. En la película, Benjamín, jubilado de un juzgado de lo penal, escribe una novela sobre un hecho real que el mismo investigó durante años con muchas dificultades. En la escena a la que me refiero, el personaje de Sandoval, compañero del juzgado le cuenta a Benjamín (Ricardo Darín) como ha descubierto algo entre los textos de las cartas del asesino que puede ser de gran relevancia para el caso. En la conversación hay un momento clave en que Sandoval comenta: “Mira Benjamin…, este tipo puede cambiar de cara, de casa, de familia, de novia, de religión, de Dios…pero hay una cosa que no puede cambiar jamás, Benjamín. No puede cambiar… de PASIÓN”. La pasión del asesino le delató y gracias a eso Benjamín resolvió el caso. La película es maravillosa:

Las pasiones nos acompañan en la vida. Según Rousseau, son buenas mientras somos dueños de ellas y son malas cuando nos esclavizan. A mi me gusta la definición del psicólogo francés Theodore-Armand Ribot:

“La pasión es una emoción crónica”

En torno a este asunto, dice mi amiga Gemma Segura, que “el éxito es la suma de aquello que se te da bien, aquello en lo que te sientes bien y aquello que ayuda a sentirse bien a otras personas”. Cuando se dan esas 3 premisas entra en juego la pasión por lo que haces, algunos lo llaman vocación.

Los que no nacemos con una vocación clara desde el principio nos dejamos llevar por aquello que más nos gusta y que nos guía poco a poco hasta dar con las “micropasiones” que conforman nuestras vidas personales y laborales. La mayoría de las personas nacemos de esta manera, sin una vocación clara. Es admirable cuando esos médicos, pintores, escritores, curas o cualquiera que sea su profesión, cuentan como desde pequeños tuvieron clara su vocación, como un torrente de agua que les llevara hacia un único destino. ¿Es así realmente y en todos los casos una pasión de nacimiento?¿o es la suma de la que hablaba mi amiga (las 3 premisas de Gemma) junto con otros factores como la familia, el entorno, la situación socioeconómica, etc., lo que catapulta las pasiones de estas personas y del resto?

A veces la vocación o pasión por algo está ahí, latente, dormida, pero no das con ella hasta beber de varias fuentes que te han hecho no solo descubrir aquello con lo que no te sientes cómodo o a gusto, sino también hallar tus auténticas capacidades, por eso creo que es tan importante estimular a los niños con diferentes actividades, para que ya desde pequeños puedan ir cincelando el tronco de sus vidas hasta encontrar la talla que se halla en el interior.

Os contaré un secreto: esta tarde volviendo de un paseo, cuando subíamos mis dos hijos y yo en el ascensor hasta nuestra casa, al cerrarse la puerta en el bajo, el pequeño (8 años) me ha lanzado una pregunta a bocajarro de esas que te dejan ojiplático: “papa, ¿qué es el sentido de la vida?”…llegamos al cuarto piso y aún estaba yo mirándole a los ojos como incrédulo masticando la pregunta. “¿Dónde has oído esa frase?” le he preguntado, “en un capítulo de Gumball” me contesta. Gumball es nuestra serie favorita de dibujos animados.

Lo cierto es que me ha costado encontrar una respuesta que darle porque ni yo mismo tengo claro cual es el sentido de la vida, pero he encontrado una explicación que me ha parecido razonable: “busca siempre aquello que te hace feliz, tu pasión, sea lo que sea y lucha por conseguir que forme parte de tu vida. Cuando lo logres, entonces habrás encontrado el sentido de tu vida”.

Bueno, no se si la explicación le habrá dejado satisfecho, pero al menos espero haberle hecho pensar por un instante y quien sabe si gracias a esa búsqueda que yo le proponía, encuentre su pasión, o si serán las pasiones las que le hagan encontrar la felicidad. De un modo u otro ojalá sean felices porque lo cierto es que desde que nacen, ellos se convierten en tus pasiones crónicas.

¿Cual es tu pasión?

Alvaro Alcántara


 

Mujeres mayores, mujeres sabias

Hace unas semanas David escribía, en uno de sus post, que su madre se hacía mayor. Ayer fue mi cumpleaños -muchas gracias a tod@s por acordaros y por las felicitaciones- y alguien me dijo que me estaba acercando a los 50. Esa edad en la que parece que se inicia la segunda etapa de la vida. Aprovechando que voy sumando vida a mis años, y que me acerco a esa segunda etapa, me gustaría compartir la siguiente reflexión.

La palabra “mayor, vieja o anciana” tiene un matiz casi malicioso, porque no es aquello que durante la juventud aspiramos a ser. A medida que vas sumando años, te vas dando cuenta que disfrutamos de oportunidades que jamás tuvieron otras generaciones, que tenemos la capacidad de reinventarnos en cada etapa de la vida y he decidido que la palabra “mayor” tiene que ver con el desarrollo interior  y no con la apariencia exterior. Una mujer mayor es una mujer que posee sabiduría, compasión, valentía, vitalidad, pasión y amor. Es consciente de ser ella misma, sabe expresar lo que sabe y lo que siente, y emprender acciones cuando es necesario.

Es capaz, al mismo tiempo, de ver las imperfecciones en ella misma y en los demás, pero con un foco y una mirada que no es severa ni enjuiciatoria. Alguien que ha aprendido a confiar en sí misma hasta ser y saber lo que es y sabe.

La buena noticia es que esto no se aprende de la noche a la mañana… -menudo noche me esperaría 😉

No nos convertimos en mujeres mayores hechas y derechas de forma automática, ni por el hecho de cumplir años. La sabiduría no va de eso!!! Va de disfrutar de quiénes somos, de lo que tenemos y de lo que hacemos para culminar la belleza interior.

Definitivamente, he descubierto que una mujer mayor es, como un mago, alguien con la capacidad de alterar las cosas. Sus consejos pueden animar y facilitar que otras personas crezcan y florezcan. Pueden ser una influencia curativa determinante. Incluso crear un efecto ola para otras generaciones, con visión e intención gracias a su presencia influyente. Juntas, pueden cambiar el mundo.

Casi como si la mujer mayor fuera un arquetipo, una mujer sabia que tiene dosis de niño, de hombre y de todo lo que representa el mundo. Es un potencial, un talento inherente que precisa ser reconocido y llevado a la práctica para poderse desarrollar. Y esta presencia madura y llega cuando confiamos en la existencia de una sabia en nuestro interior y estemos preparadas para escucharla. En el silencio de nuestra mente prestamos atención a las percepciones, las intuiciones y actamos en este sentido.

Por eso las mujeres sabias:

  • No se quejan.
  • Son atrevidas.
  • Confían en los presentimientos.
  • Meditan.
  • Defienden lo que más les importa.
  • Deciden su camino con el corazón.
  • Dicen la verdad con compasión.
  • Improvisan.
  • No imploran.
  • Se ríen.
  • Saborean lo positivo de la vida.
  • Sienten que todo tiene un sentido.

Así que he decidido convertirme en aprendiz de sabia. Y cuando me considere meramente preparada, hasta le podemos cambiar el nombre al blog: El Camino del Sabio.

Un fuerte abrazo a tod@s y que el camino os acompañe!

Gemma Segura Virella


 

El único y verdadero tiempo vivido

En este día mágico y maravilloso, nos gustaría compartir con vosotros un bonito cuento de Jorge Bucay: El Buscador.

Esta es la historia de un hombre al que yo definiría como un buscador…

Un buscador es alguien que busca; no necesariamente alguien que encuentra. Tampoco es alguien que, necesariamente, sabe qué es lo que está buscando. Es simplemente alguien para quien su vida es una búsqueda.

Un día, el buscador sintió que debía ir hacia la ciudad de Kammir. Había aprendido a hacer caso riguroso de estas sensaciones que venían de un lugar desconocido de sí mismo. Así que lo dejó todo y partió.

Después de dos días de marcha por los polvorientos caminos, divisó, a lo lejos, Kammir. Un poco antes de llegar al pueblo, le llamó mucho la atención una colina a la derecha del sendero. Estaba tapizada de un verde maravilloso y había un montón de árboles, pájaros y flores encantadores. La rodeaba por completo una especie de pequeña valla de madera lustrada. Una portezuela de bronce lo invitaba a entrar. De pronto, sintió que olvidaba el pueblo y sucumbió ante la tentación de descansar por un momento en aquél lugar. El buscador traspasó el portal y empezó a caminar lentamente entre las piedras blancas que estaban distribuidas como al azar, entre los árboles. Dejó que sus ojos se posaran como mariposas en cada detalle de aquel paraíso multicolor. Sus ojos eran los de un buscador, y quizá por eso descubrió aquella inscripción sobre una de las piedras:

Abdul Tareg, vivió 8 años, 6 meses, 2 semanas y 3 días
Se sobrecogió un poco al darse cuenta de que aquella piedra no era simplemente una piedra: era una lápida. Sintió pena al pensar que un niño de tan corta edad estaba enterrado en aquel lugar. Mirando a su alrededor, el hombre se dio cuenta de que la piedra de al lado también tenía una inscripción. Se acercó a leerla. Decía:
Yamir Kalib, vivió 5 años, 8 meses y 3 semanas

El buscador se sintió terriblemente conmocionado. Aquel hermoso lugar era un cementerio, y cada piedra era una tumba.Una por una, empezó a leer las lápidas. Todas tenían inscripciones similares: un nombre y el tiempo de vida exacto del muerto. Pero lo que lo conectó con el espanto fue comprobar que el que más tiempo había vivido sobrepasaba apenas los once años… Embargado por un dolor terrible, se sentó y se puso a llorar.El cuidador del cementerio pasaba por allí y se acercó. Lo miró llorar durante un rato en silencio y luego le preguntó si lloraba por algún familiar.

– “No, por ningún familiar”, dijo el buscador. “¿Qué pasa en este pueblo? ¿Qué cosa tan terrible hay en esta ciudad? ¿Por qué hay tantos niños muertos enterrados en este lugar? ¿Cuál es la horrible maldición que pesa sobre esta gente, que les ha obligado a construir un cementerio de niños?”

El anciano sonrió y dijo:

– “Puede usted serenarse. No hay tal maldición. Lo que pasa es que aquí tenemos una vieja costumbre. Le contaré…: cuando un joven cumple quince años, sus padres le regalan una libreta como esta que tengo aquí, para que se la cuelgue al cuello. Es tradición entre nosotros que, a partir de ese momento, cada vez que uno disfruta intensamente de algo, abre la libreta y anota en ella:

A la izquierda, qué fue lo disfrutado… A la derecha, cuánto tiempo duró el gozo…

Conoció a su novia y se enamoró de ella. ¿Cuánto tiempo duró esa pasión enorme y el placer de conocerla? ¿Una semana? ¿Dos? ¿Tres semanas y media…?Y después, la emoción del primer beso, el placer maravilloso del primer beso…¿Cuánto duró? ¿El minuto y medio del beso? ¿Dos días? ¿Una semana?¿Y el embarazo y el nacimiento del primer hijo…?¿Y la boda de los amigos?¿Y el viaje más deseado?¿Y el encuentro con el hermano que vuelve de un país lejano?¿ Cuánto tiempo duró el disfrutar de estas situaciones?¿Horas? ¿Días?

Así, vamos anotando en la libreta cada momento que disfrutamos… Cada momento.

Cuando alguien se muere, es nuestra costumbre abrir su libreta y sumar el tiempo de lo disfrutado para escribirlo sobre su tumba. Porque ese es para nosotros el único y verdadero tiempo vivido”.

Este grupo de magos tenemos un regalo para ti:

Un deseo: que la magia del verdadero tiempo vivido os ilumine siempre el camino.

El siguiente vídeo:

Abrazos!