Aprender a vivir

Alejandro Jadad, doctor en Medicina y Filosofía colombiano-canadiense explica en alguna de las muchas entrevistas que le han realizado que cuando cumplió 50 tuvo una ceremonia privada con su familia nuclear. Después de los 15 minutos encerrado en el ataúd, su familia lo abrió y le ayudó a salir. Dice que fue maravilloso y decidió que a partir de ese momento se arrojaría al mundo como un ser auténtico, consciente de su muerte y dispuesto a explorar todas las posibilidades para vivir plenamente. Desde entonces divide el tiempo en el que está despierto en periodos de una hora que él los llama unidades de vida, en las que acepta la invitación a imaginar que un ser con poderes mágicos nos ofrece la oportunidad de repetir la vida un número infinito de veces, sin poder cambiar nada, por pequeño que sea. Esto, lo hace para darse cuenta de que sería horrible repetir infinitamente lo que ya hemos vivido.

Me surgen algunas preguntas siguiendo la teoría de Jadad, estoy leyendo su libro El festín de nuestra vida, para ver si resuelvo algunas de ellas:

¿Qué significa vivir? ¿Es posible aprender a vivir, o aprender cómo vivir? Según Jadad el tiempo que nos dedicamos a nosotros mismos es el único tiempo que vivimos. Dedicamos tiempo a hacer cosas que no queremos hacer y eso conlleva desperdiciar el tiempo. Si sumamos las horas que dedicamos a hacer aquello que no queremos hacer, o aquello que ni siquiera sabemos si queremos hacer porque ni nos lo preguntamos ¿cuánto tiempo vivimos? Si vivimos poco tiempo ¿qué hacemos el resto de tiempo?

¿Aprender a morir es la mejor forma de aprender a vivir? ¿Aprender a morir significaría el final de nuestra capacidad para reconocernos como seres y dejar de percibir lo que pensamos, lo que sentimos y lo que experimentamos? La muerte, entonces ¿es una forma de dejar de escuchar nuestra voz interior? ¿La muerte sería entonces una forma de dejar de sentir y la vida una forma de comprender lo que ello significa? ¿Es ese el mido que tenemos ante la muerte, el de dejar de ser conscientes de lo que somos? ¿Es entonces el sentido de la vida una percepción que nos debería arrojar a vivir una vida plena, llena de amor y de disfrute máximo? ¿Solo aprendiendo a morir se puede vivir real, plena y libremente?

Jadad lidera la Iniciativa Global para una Buena Muerte, que busca determinar las condiciones mínimas que todo ser humano debe tener en los últimos momentos de su vida. Han identificado diez condiciones fundamentales de una buena muerte, independientemente de la cultura, de las creencias o de las condiciones socioeconómicas. Son las siguientes

  • Morir en el sitio que la gente prefiera.
  • Tener autonomía sobre las decisiones médicas.
  • Tener la posibilidad del suicidio asistido o la eutanasia.
  • Evitar las medidas artificiales innecesarias.
  • Controlar el dolor y el sufrimiento emocional.
  • Permitirse el desarrollo de la espiritualidad y las manifestaciones religiosas.
  • Estar al lado de la familia y los amigos.
  • No ser una carga para las otras personas.
  • Ser conscientes del significado de lo que está sucediendo.

Otra de los descubrimientos es que cuando una persona comprende que le queda poco tiempo de vida decide que su prioridad es buscar la felicidad y para lograrlo es importante contar con un grupo de seres queridos que acompañen a la persona en sus últimos días. Una preciosa, humana y placentera forma de vivir y compartir el final de la vida porque se protege la capacidad de dar y recibir amor y ser feliz hasta ese final.

Una última pregunta, para la que tengo respuesta ¿le tengo miedo a la muerte?

Sí, si escucho profundamente en mi interior tengo miedo a morir, pero he decidido aprender a vivir mientras la muerte no llegue y sé  que una vida consciente tiene muchas más posibilidades de ser una vida vivida. A por ello!

Gemma Segura Virella


 

Las cosas sencillas

Cuando la vida se complica, todo se vuelve oscuro y difícil, y entonces te metes en ese laberinto del que sientes que nunca más podrás salir. Lloras de rabia e impotencia porque tú, lo que siempre has querido, es aquello que resulte sencillo, simple y transparente.

Dices que te sientes abrumado por no saber nunca dónde está en realidad el problema y por eso no encuentras las soluciones. Antes eso no era así, todo parecía fácil y claro. Cuando algo iba mal, lo cambiabas o lo ignorabas, pero no lo cargabas encima sin saber en realidad el motivo, sólo porque crees que debes hacerlo.

No quiero una vida complicada, aunque a veces todo el mundo se empeñe en cambiar de carril sin avisar, en quitar los carteles que me permiten orientarme, en disfrazar las palabras que ya no dicen lo que quieren decir, en desviar la mirada sin hacerme saber en qué les he fallado, en no escucharse ni escucharme.

Me gusta saber con quién estoy y por qué, me gusta amar cuando soy amado e ignorar cuando soy envidiado, me gusta tomar el Sol en paz, me gusta el mar y el agua en movimiento, me gustan las miradas tranquilas que se entretienen en mis ojos, me gusta el silencio cuando no es un preludio del infierno.

No sé cuándo se pasa de lo frágil a lo insensible, cuándo nos encerramos en nuestras cajas de miedo y de razón, cuándo dejamos de gritar si algo nos duele o cuándo nuestro dolor se compensa con el dolor ajeno. No sé cuándo pasó todo esto, ni si alguien me pidió participar en este juego macabro de correr hacia el vacío.

En las reglas de esta vida no está escrito que todo deba ser siempre más confuso, que todo gire sobre sí mismo hasta perder de vista el inicio y el final, que todo se difumine cuando crees que ya estas cerca de la meta.

Solo quiero vivir de cara, con la luz en el pecho y el sonido de mi propia respiración acompasado con los pasos que me llevan hacia un camino sin prejuicios, donde la vida no se retuerce, ni se para, ni se muere.

Un lugar de cosas simples, donde soy, estoy y envejezco, sabiendo que el horizonte siempre me espera para velar por mis sueños.

Soy corazón, razón y un solo cuerpo, todo eso y nada más que eso.

Si me acompañas deja atrás tus resuellos, olvídate de las promesas, no dejes que te atrape el miedo.

Si me acompañas, alza por fin el vuelo.

Cuando todo se vuelva claro, será por fin el momento, la llamada perdida de un eco que te llevará de la cima hasta el suelo.

Y allí, por fin, dejarás atrás el tiempo http://www.ien.es/ca/blog/musica-classica/

Víctor Panicello


 

El cerebro se rige por el amor

Leyendo una de las contras de La Vanguardia de hace un par de años, descubrí que pasamos, aproximadamente, un tercio de la vida durmiendo, unas 6h comiendo, 5h esperando a alguien (algunos menos porque siempre llegan tarde) y solo 46h sintiendo que somos felices.

Si ese dato es cierto, significa que el camino de la vida debería ser el camino del desprenderse. Desprenderse de las certezas, de los juicios, de los miedos, de los resentimientos, de los rechazos y de los apegos. Desprenderse de todo aquello que paraliza y no permite avanzar. Desprenderse de todo aquello que le resta tiempo a esas 46h de sentir la felicidad.

Pero solo es posible si recordamos que lo que de verdad importa es lo que todavía puede ser, porque lo que fue ya nada importa. Si recordamos que en cada elección también estamos apartando algo y que a veces apartar es encontrar. Ese apartar se convierte así en algo imprescindible para aprender. Apartar cosas, personas, situaciones, creencias, sentimientos. Apartar todo aquello que hace imposible lo que todavía puede ser y quedarse con lo que lo permite.

He sobrepasado mi media de 46h de felicidad en mi vida y algo que siempre hago desde hace unos años es prestar atención cada vez que aparece un segundo de felicidad y conectarlo con la conciencia.

De lo primero que te das cuenta en la práctica es de las personas que de verdad cuentan en tu vida y de las pocas cosas que tienen valor. Que lo más importante es recordar que somos moléculas conectadas unas con otras y que contribuir a la felicidad de las personas con las que te sientes conectado es hacer lo mejor para ti.

Los niños, por tanto también los adultos, necesitan amor para desarrollarse y poder crecer. Toda carencia emocional sufrida deja una impronta en el cerebro infantil que determina el adulto que será en el futuro. La naturaleza, que es mucho más sabia que nosotros, sabe que es gracias a la capacidad de conectar, conferir amor, seguridad y afecto lo que ha permitido que nuestro cerebro se haya desarrollado.

Yo creo que el cerebro humano se rige por el amor, porque somos seres sociales y nuestros transmisores y nuestras estructuras neuronales se desarrollan en base a las interacciones con las personas con las que nos relacionamos. Necesitamos afecto para crecer, necesitamos seguridad para desarrollarnos y necesitamos atención de quiénes nos rodean para atendernos cuando lo necesitamos.

La forma en la que las personas usamos el pensamiento y lo que producimos con él depende del sentimiento que lo domine, de la motivación que lo promueve y de los propósitos que haya detrás. Por ello si el egoísmo se convierte en el motivo que conduce el pensamiento, el sentir y el actuar, el amor no tiene espacio para expresarse y crecer. El amor es la única fuerza capaz de establecer un verdadero vínculo entre las personas, un sentimiento de vínculo y pertenencia que permite la vida y la supervivencia en un mundo cambiante y repleto de amenazas.

Son todas esas emociones positivas las que crean raíces y ponen los cimientos para asegurar una vida segura, tranquila y feliz.

Un precioso texto de Derek Walcott para cerrar:

Llegará el día

en qué, exultante,

te vas a saludar a ti mismo al llegar

a tu propia puerta, en tu propio espejo,

y cada uno sonreirá a la bienvenida

del otro, y dirá, siéntate aquí. Come.

Otra vez amarás al extraño que fuiste para ti.

Dale vino. Dale pan. Devuélvele el corazón

a tu corazón, a ese extraño que te ha amado

toda tu vida, a quien ignoraste

por otro, y que te conoce de memoria.

Baja las cartas de amor de los estantes,

las fotos, las notas desesperadas,

arranca tu propia imagen del espejo.

Siéntate. Haz con tu vida un festín.

Gemma Segura Virella


 

Mil formas de demostrar el amor

Diario de una exploradora emocional: capítulo 15

Facebook me dice hoy que hace un año que somos amigos, que curiosa incerteza…

La amistad es la forma de Amor más bella que existe, lo creo firmemente. Incluso es la primera premisa necesaria en una relación de pareja. Eliges libremente quienes forman parte de tu vida y amarles sin medida ni juicio es un regalo que das y recibes.

Hay mil formas de demostrar el amor, pero ser consciente de ello es más complicado.

Entregarse a la vida significa aceptar quien eres, qué sientes y mostrarlo sin miedos, significa amarse plenamente aún con todo. La amistad implica cuidar del otro, también compartir y compartirse.

La amistad hay que empezarla por uno mismo. Si no serías tu propio amigo, no te amas lo suficiente para amar a nadie. No debes engañar a los demás con lo que muestras de ti.

La vida es demasiado bella para perder el tiempo y la energía con personas que no se aman y no saben amar. Tampoco hay que intentar enseñarles. Se darán siempre las posibilidades necesarias para que eso ocurra y escoger hacerlo es sólo una elección personal. Amarse implica cuidar de uno mismo, por tanto alejarse de lo que nos daña es nuestra obligación.

Me gusta apreciar los matices de la amistad, poder mostrarme con absoluta naturalidad ante los que amo sabiendo que sólo si Soy, sigo cuidando de mi.

Y sabiendo que garantizo lo mismo para los míos, que conmigo pueden ser, sin máscaras, y cuidaré de ellos.

Por ello, cuando Facebook habla de amistad, sólo puedo estar agradecida por saber apreciar estos valores y seguirme amando.

Patrícia Arner Gusart