Desde lo alto se ve más lejos

Cuando el motor de la vida se ralentiza un poco, cuando las metas que siempre soñamos desaparecen definitivamente, todo cobra sentido, o por lo menos un sentido nuevo, más sosegado, más abierto y más real. En esta etapa del viaje, cuando correr no es necesario porque ya no hay prisa alguna por llegar, es cuando el paisaje se nos muestra entero, tanto si miramos hacia delante como si lo hacemos hacia atrás. Adquirimos entonces aquello que nos falta en la primera etapa de la vida y que nos resulta inútil en la última: perspectiva.

Con la perspectiva aparece una nueva visión que debería permitirnos no sólo entender sino algo mucho más complejo y mucho más rico: comprender.

Entendemos cuando observamos y catalogamos, cuando somos capaces de predecir el comportamiento o la reacción – propia o ajena – frente a un estímulo o una dificultad. Entender es descubrir que las cosas ocurren a través de algunos procesos que son fruto de determinismos culturales, sociales o personales.

En cambio, sólo comprendemos cuando somos realmente capaces de abrir la carcasa que nos rodea y penetrar sin miedo en el universo emocional que se desarrolla a nuestro alrededor. Comprender es asumir que el miedo, el amor, el dolor, la ilusión, el egoísmo o la soledad modelan a las personas, dotándolas de forma y singularidad.

En ese instante, cuando asumimos las razones sin juzgarlas, somos nosotros y somos todos los demás. Y es entonces cuando realmente nos convertimos en quienes siempre quisimos ser, aún sin saberlo. El punto de destino ya no es algo ajeno que aparece en el horizonte sino que se encuentra en nuestro interior, esperando ser descubierto para dotarnos de una gran paz.

Cuando el motor de la vida se ralentiza un poco, es pues momento de comprender y tal vez entonces podamos mirar atrás con serenidad y hacia delante con esperanza.

Abramos la ventanilla y disfrutemos del viaje.


2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.