Despertar

Hoy, antes de que sonara el despertador y los ojos de ella se abriesen para hacer frente a un nuevo día, él se ha despertado antes.

Estaba desnuda, a su lado, como siempre. La luz entraba por la ventana desde un lado de la cama y resbalaba por su piel, mostrando una perspectiva perfecta de su contorno. No hizo nada, solo mirarla de cerca, muy de cerca.

Pensaba que después de tantos años juntos, aún le seguía pareciendo un milagro amanecer junto a ella. Poder contemplar el espectáculo de su cuerpo y la belleza de su rostro aún dormido.

Se acercó aún más a su cuerpo, en silencio, oliendo muy de cerca cada matiz que desprendían sus rincones. Olores que regresan a su memoria enseguida cuando están separados. Por eso se recrea en ella cada vez que la sorprende dormida. Aprovecha ese instante porque sabe, que habrá otros en los que no estará a su lado.

“Qué suerte”, piensa mientras la mira. Suerte de poder seguir a su lado y de continuar creyendo que es lo mejor que le ha pasado nunca.

“Te amo aún como siempre”, le susurra al oído y ella abre por fin los ojos y sonríe.

Alvaro Alcántara


 

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.