¿Dónde va el amor que sobra?

¿Dónde va el amor que sobra?. No tengas miedo, no te voy a preguntar, ya tengo la respuesta. ¿Dónde va el amor que sobra?, ¿Es posible que se esfume así sin más?. Esto me lo pregunté en bucle durante años, meses, días, minutos. Sin respuestas. La soledad se apodera de uno cuando pierde el amor y con ella llega el vacío y finalmente la desolación. Vivir con un alma desierta no es fácil. La lucha por encontrar aquello que llena es encarnizada. Uno no se da cuenta de que no ha perdido el amor, si no que se ha perdido a sí mismo. Porque no somos conscientes de nuestra propia entidad, de nuestro valor, lleno de defectos y virtudes, venimos programados por la genética, cultura, posición social y momento histórico, y de este galimatías es difícil entresacar la verdadera humanidad del yo, tantas veces infravalorado y otras tantas sobrevalorado, sin equilibrio, y no nos enseñan a buscarlo.

Así te sientes extraño en ti, te pierdes en un mundo que no es el tuyo pues no buscaste en ti cuando lo tenias todo, y cuando todo lo pierdes: incógnitas, vacío, desolación, vacío una vez más, minuto tras minuto, día tras día, mes tras mes, año tras año, incógnitas. Sin respuestas.

Busqué en otras personas de otros países, ¿Dónde va el amor que sobra?, ¿Es posible que se esfume así sin más? Sin respuestas, o estas aún me alejaban más en mi universo confundido. Confusión. Por la confusión se camina y confuso se vive. Decisiones no convincentes y hay que seguir caminando y luchando en esta guerra encarnizada . Busqué en otros hombres, que no eran tu. Tu eres el amor que tengo de más, que necesito dar, que me sobra. Algunos hombres ayudaron a encontrarme, otros me hablaron de química, bendita química, y otros ni lo intentaron, y esto que es paradójico me arrojó las respuestas a la cara. Y paré, me sinceré con mi yo y con el de los demás, tampoco ellos se merecen mis mentiras, no era sano para ninguno. Y cuando las aprehendí pude ser dueña de mi misma, pude respirar y disfrutar con mi alma y cuerpo enteros. Desolación, vacío y soledad dejaron de ser protagonistas en mi viaje.

El amor que sobra no se esfuma así sin más, es parte de nosotros y permanecerá siempre. El amor que sobra nos caracteriza, nos hace conscientes de nuestra capacidad de amar y amar es infinito y no excluyente. Todo es susceptible de ser amado.

Y aún habiendo resuelto el acertijo de mi viaje, todavía queda algún resquicio de aquellos protagonistas de entonces, pero ya no les temo ni me arañan. Son pequeños compañeros de fatigas contra los que he dejado de luchar. No es posible una vida sin un mínimo de sufrimiento al igual que no es posible una vida sin un mínimo de felicidad. Elijo la vida con un mínimo de sufrimiento porque a este se le puede domar muchas veces. Así que amor aunque me hagas débil al igual que todos los sentimientos que son puros, elijo una vida en la que estés un poco, a una vida en la que por tenerte entero te anhele. Te comparto conmigo misma.

Birgit Darmat.

Nota: Este maravilloso y mágico bloc nació con la idea de compartir las voces, las ideas y las reflexiones de aquellas personas que quieren aportar su propio paisaje vital. El post de hoy es autoría de una de nuestra lectoras y amigas, que prefiere publicar con seudónimo. Quiero agradecerle a Birgit Darmat su confianza y su generosidad, por querer compartir sus palabras en este espacio. Gracias de corazón y deseo que este sea el primero de muchos otros regalos. ¡Un abrazo querida amiga! 

Si deseas compartir tus reflexiones en nuestro blog, estás invitado a hacerlo. 🙂

Gemma Segura Virella


 

5 comentarios
  1. Gemma Segura Virella
    Gemma Segura Virella Dice:

    Birgit, comparto con Sonia que el amor nunca sobra, el que no puedes regalar, ofrecer o compartir, es amor que nos llena interiormente. En realidad, siempre lo podemos compartir, aunque sea enviándolo de forma visualizada.
    Abrazos!

    Responder
  2. Birgit
    Birgit Dice:

    Efectivamente, a esa conclusión llegué, pero mientras tanto, duele no poder darlo, a eso me refiero con que sobra. Un beso a ambas

    Responder
  3. Blythe
    Blythe Dice:

    El amor es universal e infinito.. como bien dices. Puedes ofrecer tu amor a TODO lo que pase por tu vida, no sólo a hombres… y cuando se llega a ese estado de paz interior, estés llena de ese “amor que sobra” y aceptes tu situación… disfrutaras a tope de ti misma, que es maravilloso. Ah, y otra cosita… el AMOR llama al AMOR!! 😉✌🏿️😘

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.