Esto ya no va de paciencia

Diario de una Exploradora Emocional, capítulo 19:

Escribir implica ordenar y embellecer ideas, darles forma, comprenderlas. Describir emociones y sensaciones no es fácil, por intangibles.

Ellas aparecen sin previo aviso, algunas arrollan y hay que reconocerlas antes de que te lleven por delante. Comprender que ellas no son tu mismo, que sólo hablan de como te sientes ahora con algo que acaba de ocurrir. Y que si rápidamente te disocias de ellas, las puedes observar con admiración y curiosidad.

Lo que anoche me enervó de rabia y enfado, esta mañana se ha despertado en forma de falsa calma. Y tras mi práctica meditativa y sacar la basura mental, brotaron las lágrimas de tristeza y aceptación. Dándome nuevos puntos de vista, serenidad y bienestar. Si me hubiese quedado en la primera parte, no habría descubierto nada nuevo y, con seguridad, provocaría sufrimiento a corto plazo.

Es increíble y difícil de explicar los beneficios que la meditación ha causado en mi salud mental y física. Cómo ayuda a que mi verdadera identidad sea cada vez más visible, motor de mi vida y me permita brillar.

Cuándo sabes que estás alineado con tu propósito vital, todo fluye y poco influye.

Mi reto actual es justamente ese, permitir que la vida fluya sin que siquiera yo influya. Que los miedos ni paralicen ni provoquen, que el premio sea la calmada fe de seguir en el camino adecuado, rodeada de las personas justas, confrontando las situaciones sobrevenidas con la mayor de las sonrisas por el aprendizaje y las lecciones superadas.

Esto ya no va de paciencia, ni del arte de saber esperar. Va de sentirse en paz con certeza infinita.

No es poca cosa, lo sé.

Pero no me achanto, a ello voy. Y a 8 días de llegar a la 90a de la meditación para lograr la Prosperidad y la Abundacia, aquí queda eso.

Patrícia Arner Gusart


 

2 comentarios
  1. La
    La Dice:

    Estoy otra vez en mis inicios: aprender a tener calma, dejar fluir, de nuevo meditar…y a llegado este texto.
    Muchas gracias por compartir estas palabras, que calman, arullan y ayudan a ordenar los pensamientos.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.