Estoy haciendo un reset

Diario de una exploradora emocional: capítulo 17

Algunos de los sucesos de las últimas semanas han removido mi conciencia y, con ello, el alma me habla.

Ver las situaciones con distancia supone el desafío de golpearte la cara con la realidad. Observar a las personas sin el loco filtro del enamoramiento te muestra, sin piedad, las acciones fruto de tus miedos. Reconociendo ese “modus operandi” no sólo en la pareja, sino con todos a los que das amor.
Y todos sabemos que pasa cuando nos desnudamos de ese modo. Enfado, rabia, tristeza, desasosiego, sentimiento de pérdida, de guía. Y sólo queda una opción, sostenerse, abrazarse, darse mucho amor y aprender que sólo si aceptas esos miedos, sanarás las heridas y serás más tu mismo (y menos tu mente).

Hace unos días empecé una cuarentena con una meditación de Kundalini yoga para la prosperidad y la abundancia. Aparentemente inocente y agradable ¿verdad? ¡Buahh sólo puede llegar lo bueno!

Y ¿crees que es casualidad que yo esté viendo toda mi porquería ahora? No.

Sólo vaciándome llegará la abundancia que merezco, sólo desaprendiendo me daré cuenta de los hábitos que alimentan mi estancia en el infierno, que me desdoblan y desunen. Sólo atendiéndome, escuchándome, aceptándome y perdonándome lograré todo lo que merezco, sólo así.

Y aquí estoy, reseteándome. Esforzándome cada día por ser y dar lo mejor de mí. Ya os contaré lo que llega.

Patrícia Arner Gusart


 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.