Inspiración

Hace cosa de un año y medio, empecé a sentir una irresistible necesidad de leer sobre algunas personas en concreto. Me venían a la cabeza Steve Jobs, Richard Branson, Walt Disney, Stan Lee, Mike Morhaime, Michio Kaku, Hayao Miyazaki, Gary Gigax y Dave Arneson…

No es que pensara en todos ellos en el mismo día, pero cada tanto me asaltaban las ganas de conocer más sobre sus vidas. Hasta que un buen día me di cuenta que lo que estaba pasando, en realidad, es que buscaba inspiración. Desesperadamente.

Como ya he comentado más de una vez, una de las frases que he escuchado de manera recurrente a lo largo de mi vida es: “Eso es una locura”, cosa que se debe interpretar como “Dedícate a otra cosa más productiva y normal”.

En un mundo en que la “normalidad” es tan pavorosamente aclamada por todos, y las “peculiaridades” viven amenazadas por la extinción, sobresalen cada tanto esas personas cuya energía se contagia por el simple hecho de que se han sido fieles a sí mismas, y han luchado por sus sueños.

Como dijo Nelson Mandela: “Un ganador es un luchador que nunca se rinde”.

Así como el cielo nocturno está bordado de estrellas que nos iluminan en la más oscura de las noches, cuando ni siquiera la luna asoma, nuestro día a día cotidiano está iluminado por miles de personas brillantes que han tenido la bondad de compartir sus ideas con todo aquel que ha querido dedicar un segundo a escucharles.

Todas las personas que he mencionado al principio, son individuos que tuvieron un sueño y lucharon por él, contra viento y marea a pesar de los contrariados juicios del resto de la sociedad. Son (y fueron) capaces de plantarse y luchar por sus ideas sin tirar la toalla, y tras la lucha contra las adversidades, todos nos han dejado un legado y han plantado semillas para nuevas ideas en nuestro interior. O quizás si no para ideas, al menos nos han regalado sonrisas, sueños y esperanzas.

Tal y como comentaba hace unos días, fui a ver “La teoría del todo” sola. Fue una experiencia muy gratificante. En primer lugar, porque he aprendido que puedo hacer cosas por mí misma, más allá de la vergüenza (lo cual considero un pequeño éxito personal). Y en segundo lugar, porque jamás dejaré de asombrarme por las increíbles ganas de vivir de Stephen Hawking.

Creo que Stephen Hawking es una de las pruebas vivientes de lo que representa la fe en uno mismo, el coraje y la perseverancia.

Alguien a quien se le pronosticaron dos años de vida y que ya lleva más de setenta sobre la faz de la Tierra, maravillándonos con sus ideas a pesar de la gran cantidad de limitaciones físicas que padece. Sin rendirse, y dispuesto a exprimir todas las posibilidades de su maravillosa mente, hasta el final.

Sé que no hace falta mirar tan lejos para darse cuenta de que hay otras tantas personas, seguramente incluso anónimas, que salen adelante cada día. Pero hay algunos casos notorios que hacen que te pongas en pie, dejes de lamentarte, y empieces a caminar por tu cuenta.

Desde aquel día que sentí revolverse con fuerza esa pequeña marea en mi interior, he ido conociendo mucha gente en mi camino, que se han convertido en las pequeñas luces de mi firmamento. Personas que ahora tengo el placer de llamar amigas, y otras que sin conocerlas en persona, me han inspirado, como Simon Sinek o Jeff Gomez.

Desde aquel día, empecé también a perder los miedos. Aunque confieso que a ese proceso contribuyeron los dos años y medio de terapia, que necesité para exorcizar el poder psicológico que mi jefe ejercía sobre mí, haciéndome sentirme muy pequeña e inútil. Perder el miedo es un proceso largo, y muchas veces no pareces estar haciendo ningún tipo de progreso.  Sin embargo, el día llega en que te reconcilias contigo mism@ y vuelves a serte fiel. Y al serte fiel de nuevo, tienes confianza en tus ideas, y las fuerzas para luchar por ellas a pesar de los demás. Es un largo camino que empieza como todos: con el primer, y a veces titubeante, pequeño paso.

En esos días “místico-comprensivos” que los llamaría mi madre entre risas, me gusta pensar que estamos rodeados de luces.  Más aún: todos somos una pequeña luz. E incluso como dijera Carl Sagan en el último capítulo de su serie documental “Cosmos”: “Todos somos polvo de estrellas”. 

Me encantaría aprovechar la ocasión para dar las gracias a todas esas personas maravillosas que nos descubren cada día un nuevo fragmento del universo. Al vasto, al ínfimo, y al personal.

It is clear that we are just an advanced breed of monkeys on a minor planet orbiting around a very average star in the outer suburb of one among a hundred billion galaxies… But–ever since the dawn of civilization, people have craved for an understanding of the underlying order of the world.

There ought to be something very special about the boundary conditions of the universe – and what can be more special than that there is no boundary? And there should be no boundary to human endeavor. We are all different. There is no such thing as a standard or run of the mill human being–but we share the same human spirit. However bad life may seem, there is  always something you can do, and succeed at. While there’s life, there is hope.

Stephen Hawking 

“Es evidente que sólo somos una especie avanzada de mono en un planeta menor, que orbita una estrella de tamaño medio, en los suburbios exteriores de una galaxia entre billones… Pero desde el principio de los tiempos, las personas han buscado el conocimiento del orden subyacente del mundo. 

Tiene que haber algo muy especial en las condiciones limitadoras del universo… ¿Y qué puede ser más especial que el hecho de que no haya limitación en absoluto? Y no debería existir limitación al esfuerzo humano. Todos somos diferentes. No existe el humano común o medio… Pero todos compartimos el mismo espíritu. A pesar de lo mala que pueda parecer la vida, siempre hay algo que puedes hacer, y tener éxito en ello. Mientras hay vida, hay esperanza.” 

“We are all different. However bad life may seem, there is always something you can do, and succeed at. While there is life, there is hope.”


 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.