Practicar la plena conciencia.

Un día para el compromiso con la serenidad y la toma de contacto con el instante presente en el que habitas.

Estés como estés, estás aquí y ahora y de ese espacio no puedes escapar aunque quieras, por eso, una vez que aceptamos sin resignación el momento presente, tenemos la capacidad de corregir, modelar, formar o trabajar nuevos modos de vida que sustenten nuestra plenitud y bienestar o cambiar aquellos estados menos confortables o en los que no nos sentimos bien.

Aprender a practicar mindfulness es poner serenidad, paz y bienestar en tu día a día. Vivimos sometidos a una constante aceleración del tiempo. Entre las obligaciones autoimpouestas y las que nos dejamos imponer, se van pasando las horas del día sin que nos demos cuenta. Pero es necesario parar, aunque sólo sea de vez en cuando, para tomar conciencia de este tiempo y aprender a restablecer una nueva relación con nuestra propia vida.

La propuesta es parar durante un día para experimentar el compromiso con la serenidad y el darnos cuenta del instante y del presente en el que habitas. Durante 9 horas experimentaremos ejercicios, meditaciones y prácticas mindfulness, incluyendo la comida.

Consiste en destinar un día a practicar meditación Mindfulness y realizar todas las actividades en silencio y con conciencia plena, que tiene varios beneficios entre los que podemos destacar:

  • Descansar el cuerpo y la mente. Un día para practicar conciencia plena es un día de descanso. Implica poner freno, físico y mental, al ritmo cotidiano y eso ya es un beneficio.
  • Disponer de tiempo suficiente para calmar la mente. Como ya habrás podido experimentar, en la práctica diaria no siempre se consigue calmar la mente. Aunque un día de práctica en silencio puede ser también intenso y en algún momento difícil, eliminar estímulos, como hablar, escuchar, leer, etc., reduce la actividad de la mente y, consecuentemente, la mente está más tranquila.
  • Observar el funcionamiento de nuestra mente. Al calmar la mente, es más fácil observar su funcionamiento; puedes percibir patrones en tus pensamientos o emociones que quizás no habías detectado y tomar conciencia de ellos puede ser muy poderoso para ti.

Desde la ilusión y el convencimiento de que la práctica de la presencia puede ayudar a construir una sociedad más plena y con mayor conciencia y bienestar, realizo propuestas con fines formativos y de divulgación para hacer cada vez más extensible la práctica, experiencia y conocimiento del Mindfulness, así como sus beneficios. Si deseas participar en alguna de las Jornadas te propongo contactar conmigo.