Jugando contigo

Duermo y sueño que te has ido, que marchaste de repente

que no dejaste una nota, que huiste no se hacia donde,

me despierto angustiado y tardo unos minutos en saber donde estoy,

aún confundiendo el sueño con la realidad, una pesadilla que se disipa

Pero no, estás ahí, una noche más, a mi lado, quieta, tranquila,

dormida soñando dios sabe qué, respirando lenta, abrazando la noche.

Me acerco despacio, aprovecho los débiles rayos de luz que atraviesan la persiana,

que dibujan tu silueta, lo demás lo adivino, me lo invento, lo imagino.

Dejo pasar unos minutos observándote en la semioscuridad, aprovechando tu ausencia,

para contemplarte, para acercarme y oler tus poros, sacrifico el silencio y me acerco,

buscando tu piel bajo la ropa, acariciando cada curva, cada retazo de tu cuerpo,

te despierto hundiendo mi cara en tu cuello, besando los latidos de tu corazón,

que resuenan silenciosos contra mis labios, como marcando la cadencia de la pasión.

Por fin despiertas, te giras y me regalas una mirada, tus manos calientes me recorren,

me acarician renaciendo cada vello, inspirando mis deseos, sugiriendo amor

y luego amor y pasión y besos y suspiros, piel con piel…..

y de nuevo la noche, la quietud, el silencio, la oscuridad…los sueños

Álvaro Alcántara


 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *