La importancia de la palabra

Diario de una exploradora emocional: capítulo 5

Me he dado cuenta que cuando el amor falla no Soy.
En cualquier parcela de mi vida, pero especialmente cuando falla el amor hacia mi misma.
Si no lo siento, estoy vendida. Y me hablo mal y me pienso mal y, por consiguiente, hablo mal y pienso mal a los demás.
Mi maestro de yoga, Ardaas Singh, me explicó la importancia de la palabra. Su vibración es tan potente que va más allá de lo tangible. Tiene efectos en ti y también en los demás y hay varias cosas a tener en cuenta antes de soltar una “perla” por la boquita.
Aquello que digas debe ser verdad, pero verdad objetiva no un “a mi me parece que…” Tiene que ser necesario, por que si no va a contribuir a un futuro mejor, para qué?. Y, sobretodo, debe ser amable. Por que si es amable  sale desde el amor, el amor hacia el otro y el Amor propio que no ha reaccionado a nada, el que sabe responder desde la mente neutral.
Y te diré algo que no había pensado jamás: si es verdad, es necesario y es amable, resulta que ni te justificas ni te quejas. Por que va implícito en amarte tanto que no necesitas explicarte más. No te quejas por que lo que te ocurre ya que comprendes que está bien como llega y debe ser. Y amas tanto al otro, que no hay nada que reclamar.
Entonces no te permites caer en esos juegos mentales de víctima-acosador que nublan, limitan y hacen sufrir. Por que si hablo bien, mido mis palabras en función a esas bases creo un buen pensamiento y me amo.
Y es importante amarse bien, si estoy en paz conmigo lo estoy con el mundo exterior. Emano y recibo buenas energías.
Y poco a poco consigo que la opinión personal de mi misma sea la más importante a tener en cuenta. Porque es fuerte, segura y se ama hasta con aquellas cosas que le gustan menos, aceptándolas igualmente.
Y si siento ese amor, Soy.
Patrícia Arner Gusart

1 comentario
  1. Alvaro Alcántara
    Alvaro Alcántara Dice:

    Así es Patricia. Solo saliendo de la máquina automática, como la llama el Dr Mario Alonso Puig, seremos capaces de ver el mundo (nuestro mundo) desde una perspectiva de observador y por tanto despojandonos de toda culpa y tornando en autocompasion y amor. Felicidades por tu aporte. Imprescindible

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *