Limitando el amor

¿hay límites para el amor?
imagina limitarlo al norte con el fin del horizonte, aquel lugar donde termina lo visible
Por qué no limitarlo al sur con las puertas del alma humana, allá donde se crean las emociones
En el este, el límite lo situaríamos allá donde comienza el dolor. Esa frontera no la cruzaremos nunca
Al oeste lo limitaremos con la humildad, la comprensión y el aquí y el ahora. Serán nuestros anclajes
¿acaso hay límites? ¿son necesarios? ¿se puede limitar el amor?
Quizá los bordes del amor se encuentren en las fronteras de uno mismo
puede que a medida que nos descubramos, esas fronteras se ensanchen como universos en expansión
o puede que todo esté marcado, que exista un umbral de amor que no debiéramos traspasar
un umbral en el que se encuentren los apegos
de momento, quiero pensar en lo infinito del amor
imaginarlo como algo inabarcable y abundante,
un derroche de bondad….
Alvaro Alcántara

3 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.