Miénteme si te atreves

¿Es malo mentir? Depende.

Vamos a dejar de lado por un momento las moralinas que hemos escuchado desde pequeños y que repetimos como autómatas a la siguiente generación. Mentir no es necesariamente malo, es más, a menudo es mejor mentir que decir una verdad de la que no sabemos ni de dónde viene ni que devastadores efectos puede tener si la dejamos caer. Además, ni siquiera sabemos si la verdad es verdad la vida es, en general, más relativa que no absoluta.

Todo el mundo se plantea ese dilema moral de vez en cuando y la mayoría acaba optando por la mentira.

Mentimos para hacer daño, eso es indiscutible, pero mentimos mucho más a menudo para justificarnos o para no hacer sufrir a alguien a quien amamos.

¿Es eso moralmente aceptable?

Sí, claro que lo es. Nadie debe decidir por nosotros cuál es el camino bueno y cual no, porque es precisamente eso lo que hace que muchos vivan la vida sintiéndose culpables, y eso es mucho peor que mentir de vez en cuando. Además, los que acostumbran a santificar con la verdad salen retratados antes o después.

Nos mienten.

Mentimos para divertirnos, para observar a los demás, para valorar su conducta o para excusar la nuestra. Mentimos para alcanzar objetivos y para evitar que otros nos los arrebaten. Mentimos para ser mejores o para parecerlo.

Nos mentimos a nosotros mismos constantemente… y no pasa nada porque siempre se puede adaptar la realidad a la mentira, pero no a la verdad.

Así pues, decir la verdad es a menudo un acto de puro egoísmo. Mejor miénteme de vez en cuando.. si es que te atreves.


0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.