Sin palabras

Estoy seco de palabras.

De tanto escribirlas, de tanto hablarlas. De tanto imaginarlas incluso.

Estoy vacío de palabras.

Toda la vida creyendo que contienen el elixir mágico, la materia última con la que surgen los sueños.

Y no es así.

Toda la vida tratando de exprimirlas, de rodearlas, de retorcerlas o de manipularlas.

Estoy hastiado de palabras.

No quiero oírlas, ni pronunciarlas, ni amarlas, ni odiarlas.

No quiero ser palabras.

Abro los ojos y surgen las palabras para decirme lo que ya veo. Abro la boca y me desbordan de tanto que aparento dominarlas. Abro el corazón y vuelan en una jaula de barrotes gruesos y dorados.

Estoy adormecido de tantas palabras.

La mayoría nacen ya usadas, repetidas, gastadas, amargadas, dolidas o engañadas.

La mayoría son solo eso, palabras.

Y estoy cansado de ser palabras.

Ahora, en esta vida que me queda, quiero vivir sin palabras, sin escucharlas, ni pronunciarlas, ni siquiera pensarlas.

No quiero ser más una palabra. O cientos. O ninguna.

En esta vida que me queda quiero ser esa luz que no sabemos describir, ese sentimiento que no se puede transmitir.

Quiero ser una idea, una imagen o una ráfaga de viento que pasa y nunca vuelve.

Estoy harto de palabras.

Quiero ser un vacío en el que nada cabe y nada sale.

Ahora, en esta vida que me queda, quiero ser eso que ahora piensas y que no puedes explicar.

Víctor Panicello


 

3 comentarios
  1. Gemma Segura
    Gemma Segura Dice:

    Querido amigo. Yo también quiero ser esa luz, esa emoción, esa idea, esa imagen y ese amor que no se pueden transmitir con palabras.
    No estoy harta de palabras, porque sin ellas nos faltaría una parte de la comunicación y de la conciencia de quiénes somos y cómo nos relacionamos, pero vivir solo de palabras es No vivir.
    Excelente, como siempre, Víctor!
    Abrazos!

    Responder
  2. Eva Ramirez
    Eva Ramirez Dice:

    Yo que adoro vivir entre ellas, quiero ser luz y también palabra. Ya sea para escribir una llave que abra la jaula de barrotes gruesos y dorados o para gritar que no sé cómo nombrar aquello que ilumina mis letras más profundas… así, de una manera hermosa; como tú lo haces.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.