También soy yo

Segundo capítulo del nuevo principio

Hoy es miércoles. Ya se publicó el último post que escribí y me doy cuenta de lo relativo que es todo, absolutamente.

No es viernes pero he decidido abrirme una cerveza al terminar mis ocho clases, tomarla a solas. Y en lugar de sentirme eufórica me siento relajada, tranquila, un tanto temerosa. No diría que me siento triste, pero si algo melancólica.

No me siento sola, ahora lo estoy. Reconozco que sentirme vulnerable ante la vida no ha sido mi fuerte. Siempre capaz, tenaz, fuerte, competitiva, independiente, autosuficiente, segura responsable y alocada, alegre, espontánea, optimista, si, si… transformando cada tristeza en algo que aprender, en mejora continua y constante, incansable. Pero ya, ya vale.

Soy mujer y niña, también soy débil e insegura y llorona. Y deseo refugiarme en brazos de un amado compañero de juegos, de alegrías y penas, inexistente y anhelado. Si, soy yo.

Es difícil mantener este personaje, transformándome constantemente en aquel que es adecuado ser y parecer.
Yo me rindo, me dejo ir, ¡Basta!

No soy el personaje, yo soy con todo. Quien creí ser y quien soy ahora. La que hizo aquello ayer y la que mañana pretende lo otro. Soy la que ama, la que llora, la que sonríe, la que quiere matar de rabia, la que disfruta, soy todas.

Soy quien amo, soy por quien sufro, soy cada dia y siempre que soy distinta, también soy yo.

Patrícia Arner Gusart


 

2 comentarios
  1. Jose luis
    Jose luis Dice:

    Al final y sin querer reflexionar sobre nada,solo se me ocurre una frase que creo se atribuye a “El Lute” y que es tal como la vida misma.
    “Camina o revienta”
    🤗

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.