Valientes que nos amen

Diario de una exploradora emocional: Capítulo 14
Día 1 de enero, llamada telefónica con mi hermana y catarsis común como acto de reflexión del presente, pasado y futuro próximo e inmediato.
No son sólo los efectos del bajón propio de dormir poco y bailar en la intimidad celebrando una nochevieja diferente.
Tras un año de exploración personal bestial dónde la orgía de emociones ha sido descomunal, hemos determinado que necesitamos Valientes que nos Amen que, a pesar de todo, se queden. Por que somos mujeres guerreras que poco nos acobarda. Y si algo lo hace, nos sostenemos las unas a las otras y nos enfrentamos a ello de cara.
No somos fáciles, seguro. Pero damos amor a borbotones, somos leales y capaces de cualquier imposibilidad para cuidar a los nuestros. La honestidad, lealtad, libertad, la familia, el amor y valentía son valores pilar en nuestra vida. Independientes y capaces de sostener nuestras vidas, hijos, disfrutando de los instantes vividos, de nuestro trabajo, de los amigos, la familia. Sobrellevando cualquier inconveniente, permaneciendo siempre, sin escapar, encajando lo que llegue.
Necesitamos valientes que nos amen, que nos cuiden a nosotras también. Que no se acobarden y nos sostengan cuando nos flojean las piernas, cuando las hormonas nos ponen contra la pared y el drama llega. Y los necesitamos por que lo merecemos. Todos merecemos vivir para dar y recibir amor, todos merecemos dar y recibir amor.
Por que ellos también son vulnerables y fuertes, son pilares familiares, son guía y sostén. Con su abrazo son capaces de borrar de un plumazo los miedos. Son niños y hombre, ellos son amor igual que nosotras. Ellos tienen dudas, se asustan y sólo si saben que tienen una mujer valiente a su lado, que les ama con sus virtudes y defectos, pueden mostrarse sin pudor, tal cual. Pueden hacerse mejores personas, también.
La vida es demasiado bonita para esconderse. Las prisas son “una mierda pinchada en un palo”. No te preocupes, ocúpate. Date tiempo, respira profundo. Medítalo, cuenta hasta diez. Ama como si fuera el último instante de vida. Ríete de ti mismo y hazlo junto a otros, también. Baila como si no te viera nadie. Besa con todo tu cuerpo.
No juzgues al otro, no sabes el drama por el que puede estar pasando. Abrázate, cuídate y déjate en paz cuando no te soportes.
Enamórate cada instante de la vida. Enamórate de un valiente que te Ame.
Patrícia Arner

4 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *