Y a eso se le llama sacrificio

Diario de una exploradora emocional: capítulo 10

Llevo un tiempo con la palabra SACRIFICIO en la cabeza, aparece por todas partes… En el trabajo, hablando con los niños sobre la escuela y las obligaciones, en forma de ofrenda en la serie que me tiene enganchadísima “Vikings”…

Tengo que reconocer que durante mucho tiempo era una palabra cuyo significado me repateaba, me ponía los pelos de punta. Y puede ser por mil motivos, probablemente alimentado por la época en la escuela de monjas y todo lo que envuelve a la religión y el sacrificio de Jesús en la cruz.

De pequeña también era una gran exploradora de experiencias y empecé muchas actividades que al cabo del tiempo me aburrían y dejaba acabado el trimestre. Y no era una cuestión de falta de interés ante las dificultades, cuando algo me cuesta más me motiva, soy “doña retos”. Era una cuestión de apasionamiento y excitación. El sacrificio tenía una connotación peyorativa que iba en contra de ese apasionamiento, lo veía como una rendición, resignación… Asignar tiempo y esfuerzo a algo que no me motiva, aguantando sólo por el compromiso personal momentáneo y decidido de cualquier manera, sin reflexión previa.

Cuando inicié la formación como profesora de Kundalini Yoga y me nombraron los 7 pasos imprescindibles de la felicidad, flipé:

  • El 1er paso es el Compromiso. En cada vida tú estás destinado a comprometerte. El compromiso te da carácter.
  • El 2º paso es el Carácter. Esto es cuando todas tus características, facetas, flaquezas y hechos, están en tu control. Yin y Yang se juntan y están equilibrados. El carácter te da dignidad.
  • El 3er paso es la Dignidad, la gente confía en ti. Te aprecia y respeta. Esto facilita la divinidad.
  • El 4º paso es la Divinidad, cuando no proyectas dualidad a la gente. Confían en ti inmediatamente y no te tienen miedo. Esto te da la gracia.
  • El 5º paso es la Gracia. Dónde hay gracia no hay interferencia, no hay brecha entre dos personas, ningún motivo oculto. La gracia te da el poder del sacrificio.
  • El 6º paso es el Sacrificio. Puedes aguantar cualquier dolor por esa persona. El sacrificio te da la felicidad.
  • El 7º paso es la Felicidad.

Me quedé bien jodida… ¿Qué significa que para ser feliz tengo que admitir y tener el sacrificio incorporado en mí como algo bueno? ¿Qué aquello que me haga sufrir me llevará a la felicidad? ¡Pero bueno! ¿Estamos locos? ¿Dónde está aquella afirmación de que si fluye todo sin trabas (ni sacrificios) es que estás en el camino adecuado?

¡Ay amiga! Que equivocada estaba… ¿Para qué unía el sufrimiento al sacrificio? Cuántas experiencias han pasado por en medio que me han hecho revisar, comprender e integrar. Algo tan, tan básico y sencillo; y tan difícil a la vez.

En primer lugar hay que comprometerse con uno mismo, con tu verdadera esencia, con sus necesidades, sus características perfectamente imperfectas, con tu propósito divino y con tu entorno, con tu área de acción e influencia. Y hacerlo desde la profunda convicción y desde el Amor.

Y cuando hay amor, no hay lugar para el sufrimiento. Puede existir el dolor, físico o emocional, pero donde haya amor no hay cabida para el miedo. Y, por tanto, no sufres, te compadeces de ti (y del otro), te cuidas (y le cuidas). Para mantener el NO sufrimiento, aliviando ese dolor en la medida de lo posible.

Y a eso se le llama SACRIFICARSE. Y esto te lleva a la felicidad, porque desde el amor sólo puede sentirse la felicidad de Ser, en tu máximo potencial creativo. Y, ¿No es el verdadero amor el deseo inevitable de ayudar al otro para que sea quien Es?

Patrícia Arner Gusart


 

3 comentarios
  1. Carmen
    Carmen Dice:

    Fantastico. Ponerlo en práctica es más difícil, pero no impisible.
    Gracias. A veces piensas que haces cosas inutiles.

    Responder
  2. Julia Socorro
    Julia Socorro Dice:

    Pasa el tiempo y el tiempo nos enseña más y más sobre las creencias. Me fascina todo lo que destacas: “cuando hay amor, no hay lugar para el sufrimiento” o “¿Para qué unía el sufrimiento al sacrificio?”

    Excelente.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.