Me apasionan las personas

Desde que tengo uso de razón he sentido curiosidad por el potencial humano:

¿Qué es exactamente lo que hace que las personas sean realmente felices, exitosas y plenamente satisfechas? ¿Por qué algunas luchan amargamente y otras encuentran la manera de prosperar a pesar de enfrentarse a las circunstancias más duras?

Me han apasionado una multitud de cosas aparentemente inconexas: la comunicación, la literatura, la psicología, la educación, la creatividad, la espiritualidad… Después de haber trabajado en diversas organizaciones y de haber pasado alguna angustia tratando de elegir solo una cosa en la que enfocar mi vida, descubrí que mi mezcla de conocimientos, intereses y habilidades era una fortaleza y no una desventaja.

Descubrí que soy una emprendedora multiapasionada, que no encaja (quizás nunca lo haré) en una sola categoría y que lo me apasiona de verdad son las personas.

Desde entonces he formado y acompañado a más de 18.000 personas de todo el mundo, incluyendo mujeres emprendedoras, líderes, equipos y estudiantes a través de diversas empresas, organizaciones, universidades y escuelas de negocio.

Acompaño…

Llevo 15 años acompañando a personas y equipos de diferente tipo y tamaño y en cada experiencia me he enriquecido y transformado. He aprendido que la grandeza, la positividad y la legitimidad entre las personas es fuente de bienestar y de rentabilidad para las organizaciones.

Me motiva que las personas sean más conscientes de su presencia y del impacto que tienen dentro de los sistemas a los que pertenecen y del mundo. Soy acompañante en viajes de autoconocimiento y evolución personal que acaban generando bienestar para todos.

Sé el legado que quiero dejar

He descubierto la importancia del autoconocimiento y la necesidad de reconectar con lo que nos identifica como seres humanos: poder interior, sentido vital, amor y amabilidad hacia nosotros mismos y los demás. La naturaleza nos ha hecho seres amorosos, solidarios e interdependientes para evitar nuestra extinción. Así me lo han legado grandes maestros, como el profesor Itamar Rogosky, el maestro budista zen Thich Nhat Hanh, el biólogo y filósofo Humberto Maturana, el psicólogo, maestro de vida y amigo Joan Quintana (director del Instituto Relacional, en el que colaboro), el profesor Vicente Simón o el consultor sistémico Juan Londoño. 

Ahora lo quiero compartir y legar yo a otras personas.

Sé lo que quiero

A lo largo de los años he aprendido que me motiva y me hace vibrar poner en marcha nuevos proyectos, explorar nuevos mapas mentales y descubrir nuevas posibilidades.

Mi momento preferido es aquel que me lleva a iniciar un nuevo viaje. Un momento que estimula todos mis sentidos porque desconozco el resultado final.  

He participado en la creación de la primera escuela de negocios online en lengua castellana, OBS Business School. Actualmente dirijo un máster e imparto diferentes formaciones. También soy profesora colaborada en la Universidad Oberta de Cataluña y he estado muchos años formando en IEBS.

En ningún lugar está escrito que no sea posible

También he descubierto algunos de mis límites y patrones emocionales, mentales y relacionales.

Me siento recorriendo un camino de transformación personal, guiada por una pregunta que siempre me acompaña:

«¿Dónde está escrito que no sea posible?»

Tengo un propósito y una propuesta

Me he propuesto compartir, facilitar, acompañar y proyectar nuevos caminos, vidas y propósitos. Es lo que tengo previsto hacer en cada uno de los próximos instantes. Me encantaría que lo hiciéramos juntos, ya sea acompañándote o colaborando en algún proyecto.

El futuro no es un tiempo que tenga que venir sino una posibilidad que podemos crear y tenemos la responsabilidad de crear una vida que amemos y tenga sentido colectivo.

Colaboraciones

Me siento parte de una comunidad de personas con las mismas inquietudes. Me da energía para mantenerme fiel a mi propósito, intercambiar experiencias profesionales, compartir dudas, escuchar puntos de vista distintos, pedir consejo, intercambiar información…

Es un poderoso alimento para preservar mi anhelo porque, de forma persistente, he sido testigo de la fuerza transformadora que se genera cuando las personas colaboran para conseguir un mismo objetivo. 

Solo necesitamos la voluntad de llevarlo a cabo. Una voluntad para cocrear una realidad donde las personas sean el verdadero motor de cambio hacia una sociedad más consciente, más responsable, más compasiva y más positiva.

Pin It on Pinterest