Hay que ser valiente para dejar que el sufrimiento se manifieste

 

La felicidad está de moda, creo que ya lo he compartido en algún otro post. Pero la felicidad a cualquier precio ha creado una nueva clase de discriminación, la de los que sufren. Hay que ser valiente para dejar que se manifieste ese sufrimiento y luchar contra una corriente de pensamiento que promete que una se sentirá mucho mejor si genera un estado mental centrado únicamente en lo positivo.

Es cierto, no seré yo quien os lo niegue, que una actitud positiva nos permite conectar con la creatividad e incluso la responsabilidad, pero eso no asegura que el sufrimiento desaparezca o que alcancemos nuestros deseos solo por ser positivos. De vez en cuando el sufrimiento llamará a tu puerta y cada persona decide cómo lo recibe.

Considerar el lado más brillante de la vida es conectar con la luz y solo ella te permite entrar en la oscuridad, pero las emociones no confortables, como también el sufrimiento, forman parte de la vida y nos aportan información importante sobre aquello que nos rodea y sobre lo que debemos poner conciencia y atención.

Intentar suprimir estos pensamientos tiene efectos nocivos en la salud y el bienestar. Otra cosa es alargarlos, pero hay que verlos, aceptarlos y dejarlos pasar.

Se trata de tomar decisiones y actuar sabiendo y aceptando que van a suceder cosas, algunas de las cuáles no queremos que ocurran, pero no debemos permitir que nos desconectemos de la alegría y de las ganas de experimentar.

Solo desafiando nuestro propio e interno status quo podemos imaginar un mundo interior diferente y para ello hay que dejar que todo lo que somos aparezca.

Se trata de asumir responsabilidades y tener conciencia que la solución nunca la tienen los demás. La responsabilidad es tuya. Y para ello, hay que ser valiente para dejar que el malestar y el sufrimiento se manifiesten.

Gemma Segura Virella


 

2 comentarios
  1. Patricia
    Patricia Dice:

    Bravo👏🏻👏🏻👏🏻
    Yo soy una amante del proceso y sé bien de lo que hablas. Es indispensable saber vivirse lo no confortable, el sufrimiento. Para poder despegar de nuevo.
    Gracias por describirlo tan bien☺️

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.