No eres tú, soy Yo

Decía Viktor Frankl, neurólogo, psiquiatra, sobreviviente del holocausto y fundador de la Logoterapia que “Al hombre se le puede arrebatar todo, salvo una cosa: La última de las libertades humanas, la elección de la actitud personal que debe adoptar frente al destino, para decidir su propio camino“.

¿Quién te hace sufrir? ¿Quién te rompe el corazón? ¿Quién te lastima? ¿Quién te roba la felicidad o te quita la tranquilidad? ¿Quién controla tu vida?…

Podrías armar toda una lista de sospechosos o culpables. Probablemente sea lo más fácil. De hecho sólo es cuestión de pensar un poco e ir nombrando a todas aquellas personas que no te han dado lo que te mereces, te han tratado mal o simplemente se han ido de tu vida, dejándote un profundo dolor que hasta el día de hoy no entiendes.

Pero ¿sabes? No necesitas buscar nombres. La respuesta es más sencilla de lo que parece, y es que nadie te hace sufrir, nadie te rompe el corazón, nadie te daña o te quita la paz. Nadie tiene esa capacidad a menos que tú le permitas, le abras la puerta y le entregues el control de tu vida.

Llegar a pensar con ese nivel de conciencia puede ser un gran reto, pero no es tan difícil como parece, complejo si, pero no complicado. Se vuelve mucho más sencillo cuando comprendemos que lo que está en juego es nuestra propia felicidad, nuestra propia responsabilidad y nuestra propia identidad. Y definitivamente el peor lugar para colocar todo esto es en la mente del otro, en sus pensamientos, en sus comentarios o en sus decisiones.

Cada día vivo más desde el convencimiento que las personas sufrimos más por aquello que interpretamos, que por aquello que de verdad nos pasa. Muchas veces sufrimos por tratar de darle respuesta a preguntas que taladran nuestra mente. Lo más curioso e injusto del asunto es que la gran mayoría de las personas que nos “lastimaron”, siguen sus vidas como si nada hubiera pasado; algunas inclusive ni se llegan a enterar de todo el drama que estás viviendo en tu vida por aquello que pasó.

En realidad, no se sufre por la acción de la otra persona, sino por lo que sentimos, por lo que pensamos e interpretamos de lo que hizo esa persona, como consecuencia directa de haber puesto en las manos de otra persona el control.

No podemos pasarnos la vida cediendo el poder a alguien porque si así lo hacemos terminamos dependiendo de las elecciones de otros, acabomos convertidos en personajes de otra historia, que no es la nuestra.

Definitivamente nadie puede decidir por nosotros. Nadie puede obligarnos a sentir o a hacer algo que no queremos, debemos vivir con nuestra responsabilidad, nuestro compromiso y nuestras propias decisiones. No podemos estar donde no nos necesitan ni donde en verdad no queramos estar. No podemos entregar el control de nuestra existencia para que otros escriban nuestra historia. Tal vez tampoco podamos controlar lo que pasa, pero sí decidir cómo reaccionar e interpretar aquello que nos pasa. Eso es una vida mindfulness!

La siguiente vez que pienses que alguien te lastima, que alguien te hace sufrir o que alguien controla tu vida, recuerda: No es él, no es ella… ERES TÚ quien lo permite y está en tus manos volver a recuperar tu propia vida.

Gemma Segura Virella


 

6 comentarios
  1. Jordina Jaumà Ejarque
    Jordina Jaumà Ejarque Dice:

    Ai 😘 Gemma!!! Escric per compartir-ho amb tothom 💫💫💫 perque per variar, la informació avans de llegir-la ara ja ha anat i ha tornat 🌟🌟.
    Pura màgia de la Vida i del gran Univers !!!
    Viktor Frankl i el seu llibre per mi sempre han estat un referent desde Primer de carrera de psicologia… d’aixo fa ja 30 anys! Em va impactar!! … fins al dia d’avui….
    En els ultims anys i actualment he “entès” el perquè….💙
    Acabo de llegir el teu post… 😀… vols saber el mes bo ? Aquest mati he pensat en V. Frankl i se m’ha ocurregut una cosa “màgica” 💛💛 per a compartir després amb el meu fill… i no hi ha dubte que ha estat preciós !!!
    Gràcies pels teus escrits Gemma !!! 💫💫💫
    Una abraçada desde l’Anima !!! 😘😘

    Responder
  2. Blythe
    Blythe Dice:

    Holaaaaaaa Gemma,

    por fin un huequito para leer tus últimos post!!

    Pero este en particular me encanta. Me hace recordar que anteriormente sufría mucho por lo que me “hacían” las personas, repitiendome una y otra vez porque me pasaban estas cosas con lo buena persona que yo era, no lo entendía. Pero tuve la suerte de que en el año 2008 me dió una crisis muy gorda de ansiedad, y las terapias de mi homeópata Don Fernando y los libros aconsejados fueron los que me ayudaron a entender que yo no sufro si no quiero, que nadie me hace sufrir y que tu vida está en tus manos, no en la de los demás. Desde entonces mi vida dió un giro de 1911 grados y actualmente puedo decir que mi vida la controlo solamente yo, y eso es un lujo!!

    Lectura recomendada:

    Donde tus sueños te lleven.

    Un gran abrazo y siempre juntas!!

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *