Perder el tiempo

Según los neurólogos y psiquiatras, nuestro cerebro, independientemente de si se trata de  explorar una premisa de supervivencia evolutiva, una virtud espiritual o un nuevo movimiento sociocultural, siempre prefiere buscar que encontrar.

Si lo damos por cierto, resultaría que el propósito de nuestra existencia es la búsqueda. Pero resulta que para poder darle cumplido a la apasionante y mágica actividad de buscar, necesitamos generar momentos del todo alejados a la exploración y búsqueda. Un poco como los espacios en blanco que tienen las canciones o los libros, y que muchas veces le dan el verdadero sentido a la pieza.

Por ello, me parece fundamental regalarle a nuestra mente momentos de absoluta calma, tranquilidad y relajación. Momentos de no-hacer, momentos de silencio sin objetivo, cultivando simplemente la observación y dejándonos en paz. Momentos de cero estimulación, ya sea visual, auditiva, sensitiva o intelectual.

Para ello, tenemos diferentes recursos que son muy útiles, desde un paseo por la montaña o a playa hasta la meditación, una práctica milenaria que actualmente ha dejado de ser cosa de “raritos”, espirituales o religiosos para pasar a ser parte de la práctica empresarial. Un recurso que nos permite conectar y sintonizar con la respiración para simplemente observar sin buscar, por el simple placer de la observación. Un recurso que nos permite provocar un estado de calma e introspección para, posteriormente, volver a sincronizar con la claridad, la creatividad y la acción.

Se trata de tener la voluntad de bajarte de la ola unos minutos cada día para estar en modo no-hacer, sin expectativas, sin objetivos, sin técnicas sofisticadas. Eso de que estoy perdiendo el tiempo se arregla justamente perdiéndolo: inhalar y exhalar, inhalar y exhalar. Y, además, tiene muchas ventajas y beneficios, hasta los más pequeños lo saben!

De los dos enfoques de meditación más extendidos, la meditación de la conciencia plena o mindfulness (que conozco, aplico y utilizo) se centra en observar desde una posición distanciada los pensamientos y sentimientos que aparecen de forma espontánea, intentando así, no valorarlos. Más que un método es un estado de conciencia de la mente, momento a momento. Es casi como una atención abierta, amable, afectuosa, compasiva hacia todo cuanto ocurre dentro y fuera de uno mismo. Nada más y nada menos que una capacidad humana básica y universal, que reconocen todas las tradiciones del mundo, de cualquier índole y que podríamos denominar la “conciencia en estado puro”.

Con la práctica del mindfulness se trabaja para optimizar el funcionamiento del cerebro en sus funciones ejecutivas, produciendo un efecto positivo y global en todo el sistema. De hecho, gracias a nuevas técnicas de resonancia y neuroimagen, se ha comprobado que la práctica de mindfulness, de una forma continuada, produce un engrosamiento y un establecimiento de muchas conexiones neuronales nuevas en la región llamada corteza prefrontal medial. Región que es el sustrato anatómico de las principales funciones integradoras del cerebro humano.

No sé si venimos a este mundo a responder preguntas, aunque nos pasemos la vida en ellas. No sé ni tan siquiera si el propósito es resolverlas, pero intuyo que ya que recogemos información ¿os parece si la transmutamos en conciencia y luego la compartimos?

Y unas frases para cerrar:

Para detener el tiempo: Besa.
Para viajar en el tiempo: Lee.
Para escapar del tiempo: Canta.
Para retener el tiempo: Escribe.
Para deshacerte del tiempo: Respira (o suspira). Medita 🙂

Gemma Segura Virella


 

12 comentarios
  1. Sonia
    Sonia Dice:

    Qué atrevida eres hablando de “perder el tiempo”, con lo fácil que sería utilizar el recurso de “invertir el tiempo en depurarte o no hacer nada”. 🙂
    Recojo tu expresión y la defiendo. ¡Qué bueno es no hacer nada ni pensar en nada, de vez en cuando!
    Reconozco que la meditación me atrae muchísimo, aunque nunca he intentado aprender su técnica (por cierto, qué tal un día un post sobre cómo hacer meditación o qué necesitas para hacer meditación, o algo similar?).
    Yo aplico la pérdida de tiempo, sobretodo los domingos por la tarde, en casa, tirada en el sofá.
    Pero lo que más me relaja son mis partidos de fútbol los viernes por la noche. ¡Me desconectan tanto del mundanal ruído!

    Responder
    • Gemma Segura Virella
      Gemma Segura Virella Dice:

      Perder, perder, que eso de invertir hacer creer a la mente que tendrá “dividendos” 😉 y se trata de No-Hacer!!! Al final, ese perder es un “ganar”… pero así provocamos!!!
      Recojo el guante y preparo un post sobre cómo meditar… 🙂

      Abrazos!

      Responder
  2. Alvaro Alcántara
    Alvaro Alcántara Dice:

    A Gemma tengo que agradecerle muchas cosas en mi vida, pero sin duda una de las más importantes es el haberme introducido en la práctica del mindfulness; unos cuantos libros y enlaces me abrieron la puerta a un mundo que ha transformado mi vida diaria. Puede parecer exagerado pero es absolutamente real. Bien es cierto que los resultados son muy progresivos y lentos, pero la práctica continuada, aporta una serie de beneficios físicos y mentales que mejoran tu calidad de vida de una forma…mágica…solo de una maga como ella podía venir una “pócima” ¡tan milagrosa!.

    Apoyo la sugerencia de Sonia en cuanto a elaborar un post que nos trace el mapa mental de la práctica de mindfulness. Aunque para convertirte en un buen “meditador” os recomiendo un curso de los que ella organiza…será la mejor inversión que hagáis, os lo garantizo.

    Nunca 10 minutos diarios, provocaron cambios tan positivos. Os lo dice un aprendiz…

    Responder
    • Gemma Segura Virella
      Gemma Segura Virella Dice:

      Querido Alvaro,

      Tener amigos, es una gracia. Conservarlos es una virtud. Ser tu amiga es un honor.
      Sabes que los agradecimientos son de ida y vuelta, por eso somos amigos. Quien iba a decir que unas clases y unos libros nos llevarían a “perder el tiempo” en la magia de la vida.

      Gracias por tanto y un fuerte abrazo!

      Responder
  3. Nuria Sanchez Howe
    Nuria Sanchez Howe Dice:

    Buenas tardes,

    Gemma otro post excepcional. El cual, nos abre otros senderos para ser más productivos y eficientes.

    Muchas gracias 😉.

    Feliz tarde a tod@s!

    Responder
  4. Marga Flores
    Marga Flores Dice:

    Wow Gemma … Gracias por este regalazo! Ahora más qué Nunca me reafirmo en que me encanta “Perder el tiempo”. Y sigo cantando 🙂 Un abrazo

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.